Compártelo en tus Redes Sociales:
 
Las autoridades chinas se han embarcado en otro proyecto faraónico: allanar 700 montañas para levantar una nueva ciudad a las afueras de Lanzhou, capital de la desértica provincia interior de Gansu. La nueva urbe se situaría a 75 kilómetros de Lanzhou, al noroeste de China, la ciudad menos desarrollada del país y con mayor polución, según la OMS. La empresa quiere apoyar el crecimiento de la región con una inversión que espera que atraiga miles de millones a su economía.

Para levantar este nuevo distrito de 130.000 hectáreas, y según publica el diario británico “The Guardian”, la compañía China Pacific Construction Group se gastará más de 2.700 millones de euros en nivelar los terrenos dinamitando la cadena montañosa que se alza a unos 75 kilómetros de Lanzhou.

El proyecto, que fue aprobado en agosto por el régimen de Pekín tras años de preparativos y arrancó a finales de octubre, ya ha conseguido captar una inversión de 8.700 millones de euros y se ha convertido en la quinta “zona estatal de desarrollo” en China. Por delante de ella se sitúan la jungla de rascacielos levantada en poco más de dos décadas en Pudong, al otro lado del río Huangpu en Shanghái, y el distrito de Binhai en Tianjin, donde se está construyendo una réplica del “skyline” de Manhattan.

A tenor del diario oficioso en inglés “China Daily”, en 2030 esta nueva zona urbana inyectará más de 33.000 millones de euros a la economía de la capital de Gansu, al noroeste del país.

Polémica

A orillas del río Amarillo y con 3,6 millones de habitantes, Lanzhou es una de esas típicas ciudades polvorientas del interior de China con cielos grises donde apenas se ve ya el sol. El año pasado, la Organización Mundial de la Salud declaró que su aire era el más contaminado de China por culpa de las emisiones de sus industrias, como la metalúrgica, los fertilizantes y el textil.

Precisamente, la polución y la sequía crónica que sufre la provincia de Gansu han suscitado las primeras críticas contra tan colosal proyecto, que algunos expertos en urbanismo desaconsejan. “Lo más importante es reunir a la gente en lugares donde haya agua”, explicó al “Semanario Económico de China” Liu Fuyuan, antiguo funcionario de la Comisión Nacional para la Reforma y el Desarrollo.

Por su parte, la compañía promotora rechaza estos reparos y asegura la viabilidad y sostenibilidad del proyecto. “El entorno de Lanzhou ya es muy pobre, con montañas desiertas que apenas tienen agua, pero nuestro estilo protector de desarrollo desviará agua a la nueva zona, conseguirá la reforestación y mejorará las cosas en el futuro”, declaró a “The Guardian” Angie Wong, portavoz de China Pacific Construction Group.

El segundo más rico

Con base en Nankín (Nanjing), dicha firma está dirigida por Yan Jiehe, un empresario de 52 años hecho a sí mismo y apodado el “Donald Trump de China” por haber amasado una fortuna cercana a los mil millones de euros.

Nacido el menor de nueve hermanos en plena hambruna del “Gran Salto Adelante”, Yan Jiehe trabajó como profesor de instituto y en una fábrica de cemento antes de fundar en 1995 su propia compañía, que ha crecido reflotando arruinadas empresas estatales. Gracias a los “guanxi” (contactos) adquiridos desde entonces con las autoridades, la revista “Hurun” lo nombró en 2006 el segundo hombre más rico de China.

En un vídeo promocional en internet, el nuevo distrito de Lanzhou promete para el futuro un nuevo horizonte de rascacielos y parques frondosos junto a un aeropuerto, un estadio, unas fábricas y una planta petroquímica, ejemplos de lo que se significa en China el progreso. Aqui os dejamos el video:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=kF1l6P-W0Hs[/youtube]