Compártelo en tus Redes Sociales:

Jardín Botánico de Bogotá recicla la madera de 1.200 árboles talados al año

IMAGEN-6873548-1

Bogotá tiene cerca de dos millones 200 mil árboles sembrados -un millón 200 mil en espacio público. A los vecinos de los parques San Carlos y El Sol, al igual que del sector de la Quebrada La Vieja, en el sur de Bogotá, no les gustó mucho que este año el Jardín Botánico llegara a talar algunos árboles que por años estuvieron sembrados en esos sitios.

No obstante, meses después de la tala, de alguna manera los ciudadanos siguieron conservado la madera de los arbustos, “por lo que el dolor ha sido menor”, asegura Carlos Torres, residente cercano al parque San Carlos.

Lo que se hizo en estos tres sitios de la ciudad -y que se ha replicado en otras siete comunidades de Bogotá- fue aplicar un programa del Jardín Botánico que consiste en reciclar la madera de los árboles podados y convertirla en mobiliario urbano: sillas, mesas, caminos, jardineras, materas y hasta gimnasios, como el que se construyó en el parque San Carlos.

Según explica Herman Martínez, director del Jardín Botánico -entidad responsable de la tala de árboles- para acceder a este beneficio se hace una charla previa con la comunidad en la que se le explican las dos razones por las cuales se deben talar: porque mueren o tienen serios problemas de salud.

“Cortar un árbol en Bogotá cada día es más difícil porque hay más conciencia ambiental. Hay personas que lloran -dice Martínez- cuando se les explica que está muerto y hay que derribarlo”.

Cuando se llega a un acuerdo con los vecinos, y la madera se puede aprovechar, en el mismo sitio de la tala funcionarios expertos en el manejo de la madera moldean las figuras que servirán de mobiliario urbano.

Cada año se identifican cerca de cinco mil árboles que representan riesgo de venirse al piso y causar una tragedia. De hecho, un árbol puede tardar en morir un año. El síntoma más común es que se pudren sus raíces.

Dependiendo de la especie, un arbusto puede vivir entre 30 y más de 100 años. Los que existen en el Park Way tiene un promedio de 60 años.

Al año son talados unos 1.200 árboles, que representan cerca de 94 mil toneladas de madera. Solo el 30 por ciento de ese material se puede aprovechar en hacer figuras. El resto, el 70 por ciento, sufre un proceso de transformación para convertirla en abono, que es utilizado para sembrar nuevas especies.

Tenía tratamiento de basura

Según Martínez, el reciclaje de la madera comenzó a principios de este año.

“Hasta el año pasado, se tenía contratada a una empresa que se encargaba de recoger toda la madera que salía de la tala de árboles y era llevada al botadero Doña Juana”, indicó el funcionario. Con el nuevo proyecto, la ciudad se ahorra cerca de 710 millones de pesos en el transporte de la madera al relleno sanitario.

Sembrar en el sur es más costoso

El suelo de Bogotá está clasificado en húmedo, semiseco y seco. Dependiendo de esa clasificación, puede variar el costo para sembrar un árbol.

Por ejemplo, en la zona de Ciudad Bolívar el piso es seco. Allí, según explica el Jardín Botánico, sembrar un arbusto puede costar hasta 200 mil pesos al año. En contraste, en la localidad de Usaquén, donde el suelo es húmedo, el costo promedio que vale sembrar un árbol es de 50 mil pesos. “Hay que hacer menos visitas y hacer menos riego”, explica Herman Martínez, director del Jardín Botánico.

Precisamente, la ciudad ha decidido apostarle a crear su propio abono o sustrato -a través del reciclaje de la madera- para usarlo en las nuevas plantas que se viene sembrando, especialmente en las zonas secas, donde más se necesitan nutrientes.

Los tres primeros años son los más críticos y, por eso, actualmente, con el fenómeno de ‘El Niño’, se están reforzando las visitas al sur de la ciudad. “Allí hace tres meses que no llueve y hemos lanzado una alerta -advirtió Martínez- para cuidar los árboles que hemos sembrado en los últimos meses”.

Además, en el 2010 se está pensando en incluir un ritual indígena a las comunidades que lo soliciten para despedir las especies que deban ser taladas.

Fuente: El Tiempo. Colombia