Compártelo en tus Redes Sociales:
 

Con motivo de celebración del 90 aniversario del tren de cremallera que da acceso a la cumbre del monte La Rhune, perteneciente a la población francesa de Sare (cercana a Saint Jean de Luz y Biarritz)

El “nacimiento del cubo”, ha sido instalado en el espacio de un bosque primorosamente cuidado, en un aledaño a la estación de partida del tren de cremallera, convertido en un mimado “jardín de las artes”, por el que se puede caminar paseando.

El Cubo

La escultura alude las formas geométricas del claustro de Urdax, donde se encuentra habitualmente expuesta.

Esta escultura representa tridimensionalmente una figura geométrica básica “el cubo”, un sólido platónico de 6 caras. En la anatomía del espacio, Eguino crea la vida de otro cubo menor en el interior del precedente. Planteando al mismo tiempo un juego formal y espacial.

El cubo está ligeramente suspendido en el espacio (mínimamente aislado del suelo/ creando sensación de flotalidad), sugiriendo de un modo poético, la idea de un cubo en 4 dimensiones (cubo cósmico), denominado teseracto o hipercubo.

Incide una vez más, en la indagación sobre sus trabajos anteriores dedicados a la tetradimensionalidad.

Se trata de una escultura reflexiva y teorizadora, que responde al trabajo del escultor sobre la materia plástica, la geometría y la unicidad espacial, ámbitos en los que viene desarrollando su labor artística durante más de 40 años.

Algunas referencias al autor:

Iñaki Ruiz de Eguino

Escultor y pintor vasco-español con una larga trayectoria está reconocido internacionalmente. Formado en la Escuela de Artes en Zaragoza. Su obra destaca por su rigor, coherencia e independencia, al margen de intereses del mercado del arte.

A partir de una primera etapa figurativa, su obra pictórica evoluciona hacia el expresionismo abstracto, abriendo su interés por el “espacio sideral”, y será en el arte geométrico donde está considerado como un destacado creador. Desde  joven mantiene amistad con Jorge Oteiza, E. Chillida, Françoise Morellet,…

Ha participado activamente en salones de arte, Bienales, movimientos y acciones junto a otros artistas.

Con 21 años recibe el Gran Premio de Pintura Vasca. Desde los años setenta sus obras han sido expuestas en el Museo de Navarra en Pamplona, Museo San Telmo en Donostia-San Sebastián, Museo de Salamanca, Museo Nacional de Belas Artes en Río de Janeiro, Museo Alvar Carrillo en México; en Madrid, Barcelona, París, Bruselas, Wiesbaden, New York, Miami,…    

Eguino es particularmente reconocido por sus esculturas “transitables”, dentro de las cuales las personas pueden caminar e interactuar. Desde 1988 se especializa en la instalación de piezas de grandes dimensiones en espacios urbanos y naturales.

Ha recibido numerosos premios en su país y galardones internacionales, lo que lo hace uno de los artistas españoles más reconocidos en la escena artística internacional.

Desde 1974 ha realizado más de un centenar de exposiciones personales en distintos países. Su obra se encuentra representada en más de 30 museos europeos, americanos y en colecciones privadas, así como en inversionistas de arte.

En su faceta de escritor y teórico de arte, tiene editadas más de 40 publicaciones y ha comisariado numerosas exposiciones: Artistas Vascos en Roma s. XIX, Sorolla, Zuloaga, Iturrino,  Regoyos, Vázquez Díaz, Oteiza, F. Morellet, Geométricos vascos, Pintura catalana hoy.