Compártelo en tus Redes Sociales:

El PULGÓN, plaga de ciertos cultivos vegetales

Estos pequeños insectos conforman un grupo abundante de individuos, algunos de ellos patógenos para ciertas especies de plantas.

Los pulgones se clasifican dentro de la familia Aphidoidea que, a su vez, se engloba en el orden Hemiptera dentro de la clase Insecta y en el filo Arthropoda.

Los expertos han identificado 3500 especies de pulgones que pueden ser de color verde, negro, gris o marrón. Dentro de estos, unas 500 especies pueden causar plagas en vegetales.

De esta manera, los pulgones pueden afectar, por ejemplo, al melocotonero (Prunus persica var. Platycarpa), al tabaco (Nicotiana tabacum), a la remolacha (Beta vulgaris), a frutales como el naranjo (Citrus sinensis), a hortalizas y a plantas ornamentales.

Estos insectos tienen predilección por las áreas tiernas de los vegetales, sobre todo de las hojas y los extremos del tallo. En estos lugares es donde aprovechan para chupar la savia de la planta.

El Pulgón
Fuente: Ismael Cruz:

Entre los síntomas que se detectan en los vegetales infectados por pulgones, se puede mencionar que su desarrollo se ralentiza. Además, los tallos y hojas donde se asientan estos insectos se deforman.

Los daños que provocan los pulgones no revisten excesiva gravedad. Pero, existe el peligro de que estos insectos lleven consigo ciertos virus u hongos que pueden transmitir al vegetal infectado. Un ejemplo es la fumagina (Capnodium elaeophilum), un hongo que se desarrolla en las secreciones dulces de pulgones, arañas blancas y cochinillas.

A la hora de combatir a los pulgones es importante tener en cuenta que habrá que eliminar los brotes donde se sitúen las colonias de pulgones. En el caso de que la agresión por parte de estos insectos no sea muy elevada, bastará con rociar la planta con agua jabonosa.

En el caso de que la agresión sea importante será recomendable solicitar la opinión de un experto en fitopatología para establecer las pautas de erradicación conveniente.

Así pues, los pulgones pueden llegar a convertirse en una plaga de relevancia para los vegetales. Aun así, con unas pautas preventivas y correctivas eficaces puede obtenerse cultivos libres de estos patógenos.