Compártelo en tus Redes Sociales:
 

La gestión natural de lagos y estanques se basa en favorecer los procesos de regeneración del agua de la misma forma que en los lagos y ríos de la naturaleza

Reproducimos la combinación más parecida a la naturaleza con una zona abierta de agua, una zona con plantas acuáticas y una parte que favorezca la regeneración y estabilidad del agua.

Agua, luz, plantas y piedras son los elementos que igual que en la naturaleza se combinan para dar un atractivo único al paisaje.

Una lámina de agua natural es un sistema vivo que se relaciona con los factores climáticos y del entorno al igual que en un jardín y tiene el atractivo de cambiar con las estaciones de la misma manera que una zona natural. El agua tiene un aspecto natural y cristalino.

El agua es el origen de la vida. El agua atrae vida y se convierte en un centro de biodiversidad, un lago o un estanque en nuestro entorno es atractivo y positivo para el medioambiente.

La naturaleza inspira los estanques y lagos ornamentales de ARAGrup, tanto para su creación como los materiales utilizados y para su mantenimiento.

El agua de por si no se ensucia son los elementos orgánicos e inorgánicos del exterior que favorecen el crecimiento de organismos, éstos son los que hemos de controlar para tener el nivel ornamental deseable. Así pues, hemos de conseguir que la entrada de materiales sea lo más igual posible a los que salen y al autoconsumo.

Gran parte de los materiales orgánicos e inorgánicos que llegan a una lámina se retiran con una correcta recirculación de agua y sumideros efectivos.

Favorecer los procesos biológicos con productos que la naturaleza asimila es parte de la gestión natural dela agua. Así hay que evitar productos agresivos para el medio ambiente como el cloro y sus derivados, metales pesados u otros como cobre, azufre o aluminio usados en tratamientos químicos.

Las plantas acuáticas y los microorganismos que se desarrollan en aguas naturales son los perfectos aliados para regenerar de forma natural el agua. Seleccionar sustratos adecuados que no liberen materiales o se descompongan, buscar una adecuada posición para cada planta y con condiciones favorables de recirculación del agua dará un resultado excelente.

 

Como todo sistema vivo requiere su mantenimiento que ha de ser breve pero frecuente. Reponer el agua evaporada, y revisar poco pero con frecuencia da excelentes resultados.

La gestión natural de lagos y estanques se puede establecer desde pequeñas a grandes superficies y en ámbitos diversos. 

Nota de prensa enviada por ARAGrup SL . | www.aragrup.es