Compártelo en tus Redes Sociales:

Una asignatura pendiente para el Estado mexicano, desde hace varias décadas, ha sido reducir el impacto del desarrollo urbano sobre el ecosistema local. En Paisajismo Digital te mostramos las alternativas que la Ciudad de México ha implementado para frenar el deterioro ambiental.

La contaminación, un duro enemigo a vencer para los mexicanos

En reiteradas oportunidades, informes de organizaciones como la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) y Greenpeace han alertado el deterioro del aire en Ciudad de México (CDMX), el cual podría ser el principal responsable del 60% de los fallecimientos de niños entre cero y cuatro años por infecciones respiratorias registrados desde 2013.

México- Centro Histórico

En el informe “No apto para pulmones pequeños. Diagnóstico de calidad del aire y el derecho de niñas, niños y adolescentes al aire limpio” (2016), ambas organizaciones puntualizan que, desde 1990, la contaminación en la CDMX ha crecido más del 60%, siendo el tráfico automotor el principal caudal contaminante.

Alrededor de 700 toneladas de dióxido de carbono (CO2) anuales edulcoran el aire de la capital mexicana, cuya atmósfera presenta un habitual tono grisáceo por la acumulación de gases. El Estado mexicano ha comprendido la necesidad de tomar cartas en el asunto para frenar el impacto ambiental y, a continuación, repasaremos las principales medidas puestas en marcha.

 “Azoteas verdes”, el primer paso estatal para la recuperación ambiental

En 2007, la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (SEDEMA) propuso la instalación de espacios naturales dentro de los edificios públicos para disminuir la contaminación e impulsar la cultura ambiental. El proyecto denominado “Azoteas verdes” partió con la premisa de construir una ciudad más sustentable que mejore la calidad de vida de sus habitantes.

La disminución en la emisión de gases que provocan el efecto invernadero en la ciudad, erradicando progresivamente las “islas de calor” mediante áreas verdes ubicadas en las azoteas de los principales rascacielos de la CDMX fue el objetivo principal de este proyecto. Además de regular la temperatura interna en los edificios, los techos verdes funcionan como un manto impermeabilizante que previene daños estructurales.

techos verdes

Azoteas verdes no ha sido incluido en el marco legal mexicano como una obligación para el desarrollo arquitectónico de la ciudad, pero sí existe un incentivo estatal (disminución del 10% en la tributación fiscal anual) para cada edificio privado que decida implementar el proyecto. Hospitales, conjuntos residenciales, consorcios empresariales y estacionamientos se han unido progresivamente a la iniciativa verde, dándole otra cara al paisaje urbano de la capital mexicana. La mayoría de azoteas construidas hasta el momento han sido financiadas por el ayuntamiento local.

Características de los techos verdes mexicanos

Los techos verdes instalados en los rascacielos de la CDMX se componen, principalmente, de cactáceas, césped y plantas Sedums y Pennisetum, especies nativas con la capacidad de almacenar agua en sus hojas. Estos techos se instalan a modo de mallas antierosivas, las cuales disponen de sistemas de riego fabricados con materia orgánica.

Hasta el momento, se han instalado tres tipos de techos verdes en la capital mexicana:

  • De naturación extensiva, elaboradas por las especies anteriormente mencionadas, las cuales no requieren ningún mantenimiento.
  • Semiextensivas, azoteas compuestas por especies nativas y plantas ornamentales de cuidados básicos.
  • Intensivas, integradas casi en su totalidad por plantas ornamentales que requieren mantenimiento diario.

La mayoría de las azoteas instaladas hasta el momento son de naturación extensiva. Aunque su construcción es más costosa, son más rentables, ya que durante el verano reducen la sensación térmica, en promedio, de 80ºC a 25 grados, disminuyendo enormemente el consumo eléctrico proveniente de aires acondicionados. De igual forma, el no requerir riego ni mantenimiento alguno hace de las azoteas de naturación extensiva la mejor opción para aprovechar la impermeabilización vegetal.

A finales de 2015 se habían edificado alrededor de 35000 metros cuadrados de azoteas verdes en la Ciudad de México. A partir de 2018, la meta propuesta por la Secretaría del Medio Ambiente es construir 10000m2 anuales de terrazas vegetales para darle un golpe letal a la contaminación que azota el aire de esta urbe.

La terraza del INFONAVIT, uno de sus mejores exponentes

Con una inversión que superó los 500000 dólares (10 millones de pesos mexicanos) el Estado mexicano impulsó en 2008 la creación de la terraza del edificio central del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda de los Trabajadores (INFONAVIT), la cual se convirtió al momento de su culminación (2011) en el tercer techo verde más grande de América.

techos verdesFuente: https://mxcity.mx

Con una extensión de 5265m2, la terraza del INFONAVIT es el mejor ejemplo de que la apuesta ambiental mexicana va en serio. La terraza cuenta con 2000m2 de pura vegetación, compuesta por una gran variedad de especies que conforman los tres ecosistemas predominantes de la CDMX: trópico, bosques templados y zonas áridas. La mayor parte de las plantas provienen de invernaderos locales.

El complejo incluye caminerías, áreas recreativas y una pista semiolímpica para correr, además de un huerto de hortalizas, una lombricomposta y baños con regaderas alimentadas por paneles solares. La terraza del INFONAVIT fue premiada con la Certificación de Edificio Sustentable y Grado de Excelencia, un aliciente para continuar impulsando el plan Azoteas verdes en la capital mexicana.

La Ciudad de México ha comprendido la necesidad de virar sus políticas ambientales para frenar el impacto del desarrollo urbano, promoviendo la sostenibilidad ambiental mediante una herramienta práctica y eficaz: los techos verdes, los cuales han ido mejorando, poco a poco, el aire que respiran todos los habitantes de una de las capitales más agitadas del continente.

En Paisajismo Digital te mantendremos al tanto sobre los avances de este y otros proyectos ecológicos que buscan crear un mundo mejor para todos, proporcionando el tan necesario equilibrio entre el urbanismo y el entorno natural.

Sí te ha gustado el artículo, compártelo con tus amigos y recuerda seguir nuestras redes sociales para no perder detalle de nuestros contenidos. ¡Hasta la próxima!