Compártelo en tus Redes Sociales:

Si andas en busca de un jardín con aspecto singular, que cambie tu forma de ver lo urbano y la naturaleza mientras se complementan en una obra maestra que nos da una versión distinta de cómo ver al Universo, entonces estás en el lugar correcto. Paisajismo Digital te presenta al Jardín de la Especulación Cósmica, una creación del paisajista Charles Jencks, inspirada en la ciencia y las matemáticas.

Un poco de historia

Ubicado al suroeste de Escocia, en Portrack House, el Jardín de la Especulación Cósmica se ha vuelto pletórico con el pasar del tiempo. Fue en 1989 cuando el famoso arquitecto y paisajista Charles Kencks dio vida a lo que sería hasta el día de hoy el jardín más singular de toda Europa gracias a su innovadora y profunda temática donde la ciencia, la matemática y la física se complementan con la naturaleza y un diseño muy creativo para hacer pensar y ver de una manera distinta a los que le visitan.

Pero… ¿Cómo empezó todo? Fue en 1988 cuando Maggie Keswick, la difunta esposa de Charles, se dedicó a crear un recinto acuático, donde actualmente está el jardín, para que sus hijos disfrutaran. Allí fue cuando el gran arquitecto y paisajista dio inicio a la construcción del Jardín de la Especulación Cósmica, primeramente para darle un ambiente diferente al terreno de 12 hectáreas que poseía y segundo; para crear un nuevo diseño gramatical y diferente al de los demás con el uso de conocimientos paisajistas.

jardín de la especulación cósmica

El proyecto empezó con la asesoría adecuada de profesionales en materia de ciencia, además de una incursión minuciosa por parte de su creador en los fundamentos de la naturaleza, los alcances de la ciencia moderna y los elementos emblemáticos de la horticultura japonesa, francesa y persa. Y al final, Charles Kencks, combinó todo lo mencionado con las formas geométricas y los aspectos científicos para crear una obra maestra del paisajismo que reta la visión del mundo entero sobre cómo percibir los entornos naturales y la singularidad de los jardines que se contraponen al tradicionalismo.

Charles Jencks: una mente universal

Teórico, historiador y arquitecto paisajista de renombre, Charles Jencks ha deslumbrado durante toda su carrera a críticos y pos modernos de todo el mundo con sus libros y ensayos sobre la historia del Movimiento Moderno. Cursó sus estudios de literatura inglesa en la Universidad de Harvard y luego, en la Harvard Graduate School of Design para conseguir su MA en arquitectura, seguidamente estudió en la University College de Londres donde obtuvo su PhD en historia de la arquitectura.

Durante su carrera podemos resaltar grandes obras como la Modern Movements in Architecture en 1972 enfocada en el estilo inglés como método de observación. Otra de sus obras resaltantes ha sido su libro, publicado en 1977, El lenguaje de la arquitectura posmoderna; en el cual habla acerca de la transposición del concepto posmoderno en la arquitectura. En conclusión, podemos ver que en la mayoría de sus obras Charles Jencks se preocupa por el correcto empleo de la estética y acentúa el uso semántico y el lenguaje arquitectónico en las mismas.

Durante su carrera como arquitecto y paisajista, Charles siempre ha hecho la diferencia en sus obras, especialmente en su tan aclamado Jardín de la Especulación Cósmica, pues es allí en donde todos sus conocimientos adquiridos con años de estudios académicos y mucha experiencia, durante sus 78 años, han dado vida a una filosofía que demuestra lo que el ser humano es capaz de crear y con ello el cómo mejorar al mundo.

jardín de la especulación cósmica

Jardín de la Especulación Cósmica: Naturaleza que celebra a la naturaleza

Con aproximadamente 30 acres de terreno la obra maestra paisajista se levanta con su temática del cosmos. El jardín cuenta con 40 esculturas que representan al universo y su naturaleza, aportando a los mismos conceptos teóricos como el del caos y las leyes físicas. Diferentes temas aplicados al paisajismo junto a las esculturas que se pueden apreciar; agujeros negros y los fractales son sólo algunas de las más representativas.

El Jardín de la Especulación Cósmica, a pesar de no contar con gran variedad de plantas, se ha vuelto emblemático gracias a la percepción y el empleo de las fórmulas matemáticas y el uso de las curvas que hacen un efecto sub real entre la simetría artificial y los fenómenos científicos. Todo ello, y según su creador, Charles Jencks, se concibió con la intención de presentar al universo, o por lo menos su esencia desde un punto de vista artístico que lleva a la reflexión de aquellos que lo recorren.

Sin duda, el jardín utiliza todos elementos trascendentes del universo y la naturaleza misma en sus obras para celebrar el propio comportamiento del cosmos, dejando a la vista grandes esculturas, como la cascada de agua en forma de pasos que cuenta cómo nació el universo hasta la actualidad. La escalera de piedra se desborda hacia arriba y tiene su nacimiento en un estanque. La obra paisajista fue llamada Cascading Universe.

jardín de la especulación cósmica

Otra de las esculturas que llaman la atención del público es el ajedrezado entre placas de metal y césped que simboliza el desarrollo de un agujero negro mientras se encarga de absorber la materia. Mientras se contempla tal obra de arte, se puede observar y reflexionar acerca de la teoría del caos y la de los planos cuánticos. Finalmente su creador, Charles Jencks, le ha dado el nombre de Invisibilia.

jardín de la especulación cósmica

8 troncos de árboles pintados con color carmesí conforman el patrón de 3 tipos de quarks y, a través de ellos una cerca creada de forma ondulante, genera entre los troncos un efecto de interferencia que juega con la luz y su naturaleza ondulatoria. La obra ha sido llamada como el Paseo del Quark (Quark Walk).

Jardín de la especulación cósmica

Si bien el Jardín de la Especulación Cósmica es una obra maestra de la arquitectura paisajista, sólo puede ser contemplado por personas ajenas a Charles, una vez al año con motivo del Plan de Jardines de Escocia y todo el dinero recaudado por el cobro de las entradas, va directo a la Fundación del Cáncer en memoria de su difunta esposa.