Compártelo en tus Redes Sociales:

Hoy, Paisajismo Digital tiene para ti uno de los diseños de jardín menos reconocidos a primera vista en el mundo. Este es el jardín de alameda, conformado principalmente por hileras de árboles, y lo encontramos en plazas, carreteras, aceras e inclusive lechos de río. Al verlo, en primera instancia no pensarás que ha dado muchos aportes a la jardinería y el paisajismo. Pero su historia e innovación a lo largo de los años nos enseña algo totalmente distinto.

Qué es un jardín de alameda

Las alamedas son lugares poblados, específicamente por árboles de álamo (Populus alba). Por su parte, también, se le considera de la misma forma al uso de diferentes tipos de árbol como por ejemplo: el olmo (Ulmus), la morera (Morus alba), el plátano de sombra (Platanus × acerifolia), los robles (Quercus), el tilo (Tilia), entre otros; según la necesidad presentada por el tipo de diseño. El jardín de alameda se caracteriza por sus filas o hileras de árboles, que pueden extenderse por pocos o cientos de metros, plantados en una sola hilera o en dos, de forma paralela con otros árboles.

Generalmente, existen 2 tipos de jardín de alameda. Uno es el que se planta habitualmente en las orillas de caminos o ríos, con la finalidad de mantener firme el suelo. El segundo tipo de alameda, es la plantada para usos ornamentales y recreacionales, el denominado jardín alameda.

Jardín de alameda: Usos, cuidados y características
Jardín de alameda: Usos, cuidados y características

Historia del jardín de alameda

Las crecidas de ríos o el deslave de suelos muy húmedos, llevaron a los ingenieros a emplear las alamedas para fortalecer los suelos. También, se creaban alamedas para la producción de madera. Por otra parte, fueron usadas en el fortalecimiento de ciudades amuralladas como en la ciudad de Lucca, donde se plantaron, entre torres, hileras de árboles en el año 1544.

Se conocen registros, de que los jardines de alameda fueron creados por primera vez, en el siglo XVI en lo que fue el movimiento renacentista, que permitió plasmar los primeros jardines públicos de árboles. Por ejemplo la alameda de Hércules de (Sevilla- 1574). Estas alamedas, tenían el propósito de aportar belleza y elegancia a los paseos o plazas donde eran plantados, y también generar abundante sombra y frescura, especialmente en tiempos caluroso.

Cabe mencionar, que el jardín de alameda también era usado para diversas actividades lúdicas y comerciales como: bailes, mercados, deportes, exhibiciones militares, paseos públicos, entre otros. Por otro lado, la plantación de hileras de árboles de sombra, pasaron a ser parte de los paseos en carruajes y principales entradas a las grandes villas y haciendas.

Cabe destacar, que el uso exclusivo en casi todas las alamedas de árboles de álamo en los primeros jardines, se debía a su vínculo con la cultura romana y griega, ya que tenían gran peso mitológico. El álamo se relacionaba con Hércules, cuando se hizo una corona de álamo blanco luego de vencer a Can Cerbero, el perro de Hades. También se relaciona con la ninfa Leuce quien, al fallecer; Hades la convirtió, en los campos de Eliseo, en un árbol de álamo blanco.

Jardín de alameda: Usos, cuidados y características
Jardín de alameda: Usos, cuidados y características

La actualidad del jardín de alameda

En la actualidad, los nuevos conceptos urbanísticos con respecto al jardín de alameda y su combinación con las zonas urbanas y pobladas, han llevado a que éste y otros movimientos se agreguen de manera efectiva, creando una hermosa unión que genera tranquilidad, frescura, confort y diversas sensaciones de manera positiva en los transeúntes. Podemos destacar el jardín alameda de la Avenida de los Campos Elíseos (Paris- 1640), el cual se encuentra ubicado en la avenida principal de París y tiene una longitud de 1.910 metros, extendiéndose desde el Arco del Triunfo hasta la Plaza de la Concordia.

Por otra parte, las alamedas en la jardinería, también gozan de la combinación, en la actualidad, entre los distintos elementos orgánicos e inorgánicos. Por ejemplo: el uso de azulejos, pórticos, fuentes, muros o esculturas que embellecen y enmarcan la historia de estos lugares. Estos se posicionan dentro del pasillo creado por árboles o arbustos grandes que enmarcan la alameda. Algunos ejemplos claros de un jardín de alameda son:  La Alameda Apodaca, y la alameda Marqués de Comillas (Cádiz- 1926).

Cuidados de los jardines de alameda

Para las alamedas, el tipo de cuidado generalmente es el mismo que para cualquier modelo ordinario de jardín. La gran diferencia está en que las alamedas se componen por árboles, en su mayoría. Podemos mencionar entre estos cuidados los siguientes:

  •  En la actualidad también se usan árboles frutales y de florescencia para diseños de cultivo u ornamentales. Por ello es necesario conocer el tipo de abono correcto para cada especie.
  • Por otra parte, la poda debe se adecuada a cada tipo de jardín. Uno de los métodos que puedes emplear es el del arte topiario, para el embellecimiento y la estética de las plantas del jardín.
  • También, puedes aplicar insecticidas de prevención ante cualquier tipo de plagas.
  • Vale la pena mencionar, la culturización a los visitantes o transeúntes en el cuidado de las áreas verdes. Esto se puede hacer a través de carteles informativos o personal humano para su cuidado.
  • El riego es un punto clave, por ello es necesario que tomes en cuenta la carga de agua para mantener hidratado el jardín de alameda. Toma en cuenta el relieve y el clima de la región, prestando atención a las estaciones anuales.
Jardín de alameda: Usos, cuidados y características
Jardín de alameda: Usos, cuidados y características

Conclusión de un paisajista

En Paisajimo Digital, sabemos que los jardines de alamedas han permanecido desde tiempos antiguos. Lo mencionado, debido a sus usos estructurales y de ingeniería. En la actualidad han pasado a ser parte de nuestro día a día, al combinarse con el diseño urbano. Muchas veces, los jardines de alamedas pasan desapercibidos al ojo humano. Sin embargo, siempre dejan su huella al estimular los sentidos de aquellos que pasan por sus pasillos.