Compártelo en tus Redes Sociales:

10 PLANTAS ORNAMENTALES ideales para decoraciones navideñas

En plena temporada decembrina, Paisajismo Digital te regala un top con las 10 mejores plantas ornamentales para realizar espectaculares decoraciones navideñas

Aprovecha el colorido de la época más linda del año para dejar fluir tu imaginación con un enfoque ambientalista.¡Vamos!

10. Campanilla de invierno (Galanthus nivalis)

La planta perenne mide, en promedio, 25 cm de alto. Su bulbo globoso posee dos hojas obtusas y alargadas, de las cuales se desprenden las flores. Usualmente blancas, estas presentan pétalos oblanceolados, y miden 2 cm de largo, aproximadamente. La campanilla de invierno suele florecer entre la nieve,produciendo una cápsula dehiscente.

plantas ornamentales

La campanilla es ideal para decorar jardines. Requiere una humedad alta (con excelente drenaje) y se desarrolla con semi-sombra,en climas mayormente fríos. La planta debe ser trasplantada inmediatamente tras su adquisición en los viveros, ya que los bulbos son sensibles al exterior.

9. Ciclamen (Cyclamen hederifolium)

Es una planta herbácea y perenne, con tubérculos glabros y hoja de largo peciolo. Sus flores son actinomorfas y pentámeras, usualmente de color magenta. Endémica del Mediterráneo, el ciclamen fue incluido en 2009, nuevamente, en la familia de las primuláceas.
plantas ornamentales
Esta planta soporta sin problemas temperaturas bajo cero, por lo cual puede desarrollarse fácilmente en climas templados. Crece durante el invierno, tras florecer en otoño. Su fruto, una cápsula sostenida por el tallo, se enrolla en espiral hasta enterrarse en el suelo. Es perfecta para decoraciones navideñas de gran tamaño, adornando jardines y fachadas con su espectacular tono violeta.

8. Rusco (Ruscus aculeatus)

El pequeño arbusto pertenece a la familia de las asparagáceas. Suele medir entre 25 y 100 cm de alto, aproximadamente, con hojas mínimas (de 3 a 4 mm de longitud) y pequeñas flores verdosas, compuestas por seis tépalos. Su fruto es una baya roja, la cual contrasta enormemente con el verde brillante de sus hojas y flores.

plantas ornamentales

Originario de Eurasia, el rusco es una especie mundialmente conocida por sus propiedades medicinales. Además, es ideal para decoraciones navideñas, gracias a su colorido fruto y capacidad para adaptarse, prácticamente, a cualquier clima. Se desarrolla a la sombra, por lo cual se recomienda su uso en interiores. Su aspecto en guirnaldas y arreglos es muy similar al del acebo.

7. Clemátide (Clematis cirrhosa)

Es una planta trepadora, integrante de las ranunculaceae. El arbusto perennifolio produce flores hermafroditas, colgantes y en forma de campana. De pétalos blanquecinos y tépalos vellosos y amarillentos, las flores suelen mostrar un espectacular moteado violeta durante el invierno y la primavera.
plantas ornamentales

La clemátide es muy utilizada para decorar jardines y balcones, ya que sus flores emanan una agradable fragancia. Sus frutos (aquenios) son largos y plumosos, un detalle que agrega personalidad y belleza a esta planta. Si buscas un toque sobrio para tus decoraciones navideñas, esta planta es una opción fantástica.

6. Lirio de Argel (Iris unguicularis)

Perteneciente a la familia de las iridáceas, la planta glabra posee un rizoma delgado y un tallo corto. Destaca por su bella flor violeta, compuesta de tres pétalos exteriores y enrollados, así como por sus glándulas amarillas.

Proveniente del Mediterráneo, el lirio de Argel es una especie de fácil cultivo, ideal para decorar jardines, gracias a su capacidad de resistir el ataque de plagas. Florece durante todo el invierno y parte de la primavera. Al igual que la clemátide, el lirio de Argel proporciona elegancia y sobriedad a cada decoración.

5. Rosa de Navidad (Helleborus niger)

La planta perenne y rizomatosa es endémica de Europa y Asia menor. Posee hojas coriáceas, con largos peciolos. Sus flores suelen ser grandes, blancas y rosadas; crecen solitarias mediante un cáliz de cinco sépalos ovalados. La rosa de Navidad florece en invierno, proporcionando un folículo con numerosas semillas, el cual segrega un jugo altamente venenoso.

plantas ornamentales

Sin embargo, sus preciosos pétalos son perfectos para decoraciones navideñas, proporcionando color y frescura a guirnaldas y arreglos para interiores. Es una especie cultivada mundialmente para uso ornamental, gracias a su facilidad para sobrevivir en climas templados.

4. Cactus de Navidad (Schlumbergera)

Son vástagos ensamblados entre sí mediante sus tallos filocladios. De ellos desprenden sus hojas, las cuales poseen areolas para facilitar el surgimiento de las flores. Estas suelen ser rosadas, rojizas y amarillentas. Existen siete especies aceptadas de Schlumbergera.
plantas ornamentales

La particularidad de este cactus es su capacidad para desarrollarse sobre las ramas de árboles a gran altitud. Al ser una planta tropical (endémica de Brasil), el cactus de Navidad requiere amplia humedad y sombra continua para su desarrollo, aunque se adapta con facilidad a cualquier clima. Por ello, es ideal para decoraciones navideñas de interiores, con riegos semanales y uso constante de abono.

3. Muérdago (Viscum álbum)

También conocido como muérdago blanco, liga o visco, esta planta semiparásita pertenece a la familia de las santaláceas. Suele desarrollarse sobre árboles de hoja caduca, produciendo tallos dicotómicos de hasta 1 metro de longitud. Sus hojas, de color amarillo verdoso, realizan la fotosíntesis gracias al contacto con pájaros, los cuales dejan pegajosas las semillas del mesocarpio.

plantas ornamentales

El muérdago es un clásico de la decoración navideña, en particular, gracias al llamativo aspecto de su fruto. Sus pequeñas bayas (usualmente blancas o amarillas) maduran al final del otoño en el hemisferio norte, por lo cual su aspecto en diciembre es fantástico. Al ser una planta aérea, es ideal para adornar puertas y ventanas, principalmente. El muérdago es un icono de las tradiciones paganas.

2. Acebo (Ilex aquifolium)

El pequeño árbol de la familia de las aquifoliáceas hace las veces del muérdago en las decoraciones navideñas del Catolicismo. Es un árbol glabro, cuyo tronco de corteza lisa  suele medir entre 6 y 15 metros. De hojas pecioladas, verdes y brillantes, el acebo es adornado por preciosas flores rosadas y blancas (moradas, en algunos casos) y por su fruto, una drupa de color rojo brillante que madura al final del otoño.
plantas ornamentales

Este pequeño árbol es ideal para adornar jardines en climas montañosos. También puede utilizarse en interiores, siempre y cuando se le proporcione la humedad y frescura necesaria. Al ser una especie protegida, está prohibido cortar sus ramas, por lo cual debe adquirirse en viveros autorizados que cultiven acebos especiales para uso doméstico.

1. Flor de pascua (Euphorbia pulcherrima)

También llamada “corona del Inca”, “estrella federal”, “nochebuena”, “pastora”, “poinsetia”, entre otros muchos sustantivos, la flor endémica de México es un clásico que nunca pasa de moda en las decoraciones navideñas. El arbusto caducifolio suele medir entre 2 y 5 metros de alto. Sus hojas lanceoladas y llamativas brácteas se complementan con sus preciosas flores, dispuestas, usualmente, en forma elíptica.
plantas ornamentales

De tonos rojizos, rosas y blancos, la flor de pascua florece durante el invierno en el hemisferio norte. Es ideal para decorar interiores, ya que es sensible a las ráfagas de aire y las variaciones del clima. Es necesario el riego moderado (dos veces por semana) directamente a la tierra (humedece las hojas con un pulverizador), así como su estancia en lugares luminosos, pero sin incidencia directa a la luz solar.

Conclusiones de un paisajista

La Navidad es época de alegría y reconciliación. Proporciona belleza y armonía a tus decoraciones utilizando plantas naturales, siempre y cuando preserves su cuidado durante y después de la temporada decembrina.

Recuerda que el uso ornamental de las plantas promueve la conservación de las especies vegetales. Úsalas responsablemente para embellecer tus espacios y conectarte con la naturaleza. ¡Felices fiestas!