Compártelo en tus Redes Sociales:

EL OLIVO, la elegancia llega al jardín de la mano de este maravilloso arbol

Perteneciente, al igual que el jazmín (Jasminum spp.) y el aligustre (Ligustrum sinense), a la familia Oleaceae, cada vez es más empleado en jardinería y paisajismo por su gran valor ornamental. El olivo (Olea europaea) alcanza una altura media que varía entre los 4 y 6 metros. Posee un tronco corto y voluminoso. Así mismo, presenta una copa ampliamente ramificada y abultada. 

Olivo
Olivos ornamentando el Palacio de la Aljafería en Zaragoza

 

Se trata de un árbol que procede de la región mediterránea. De hecho, se desarrolla preferentemente en climas suaves, aunque es capaz de resistir el frío y las heladas en las fases previas a la floración. Las flores del olivo surgen entre los meses de mayo y junio, proceso que precisa de temperaturas próximas a los 18 ºC.

La fructificación, en cambio, ocurre hacia el final del otoño. Una de las principales particularidades del olivo es que se adapta a todo tipo de suelos. No obstante, prefiere terrenos ricos en sílice o arcilla y que presenten una textura proporcionada. A su vez, a la hora de conseguir un correcto crecimiento de esta especie arbórea, es preciso evitar su localización en terrenos poco profundos o en suelos húmedos durante las épocas frías del año.

Además, el olivo no tolera el encharcamiento en el terreno donde se asienta puesto que, de ser así, las raíces pueden llegar a asfixiarse. Se puede decir que, en general, todas las variedades de olivo son interesantes para ser adaptadas a jardinería, cuidando las tareas de poda para promover la belleza de la copa de este árbol y su porte gallardo.

olea_europea

A la hora de establecer unas pautas de cuidados adecuadas en jardines que posean olivos, habrá que evitar la presencia de cúmulos de agua en las proximidades de esta especie vegetal. Por otra parte, es importante conocer que un elemento necesario para el crecimiento de estos árboles es el nitrógeno. Por ello, es interesante añadir al terreno abonos amoniacales una vez concluido el invierno o a comienzos de primavera.

El olivo también agradece abonos compuestos de restos de hojas. En resumidas cuentas, el olivo puede ser una opción ideal para engalanar un jardín mediterráneo, dando una apariencia distinguida y elegante al entorno. Así pues, animamos a paisajistas, arquitectos del paisaje y demás profesionales del sector a emplear este árbol en futuros proyectos.


Opt In Image
Suscribete a nuestras noticias sobre Paisajismo, Cursos y Promociones
Compártelo en tus Redes Sociales: