Compártelo en tus Redes Sociales:

Hoy repasaremos la carrera de la canadiense Betty Beaumont, exponente vivo del Lant Art contemporáneo formada en Los Ángeles, quien ha destinado sus conocimientos en arquitectura y diseño ambiental al desarrollo de proyectos que cuestionan el rol de la sociedad en el deterioro del ecosistema.

Enfoques y medios interdisciplinarios, marca de fábrica del trabajo de Betty Beaumont

Betty Beaumont ha centrado su obra en la ejecución de esculturas de gran escala – fabricadas 100% con materiales naturales- y de extensos documentales fotográficos, siempre desde un matiz interdisciplinario. Su premisa ha sido desarrollar estrategias de sostenibilidad para ofrecer soluciones a los problemas ambientales, analizando las perspectivas contemporáneas, históricas y culturales, así como las condiciones ambientales y sociales.

Betty Beaumont nació en Toronto, pero emigró tempranamente con su familia a Los Ángeles. Allí descubrió su amor por la arquitectura paisajista y el desarrollo ambiental sostenible, tras ingresar en la Facultad de Diseño Ambiental de la Universidad Estatal de California. En 1973 se erradicó en Nueva York, ciudad en la que se estableció como profesional y donde reside actualmente.

Su carrera comenzó en 1969 con un trabajo geográfico llamado Steam Cleaning The Santa Barbara Shores, en el cual documentó el impacto al ecosistema producido por un derramamiento petrolero en Santa Bárbara, California, tras la explosión de una plataforma que generó el vertido de 15,9 millones de litros de crudo al Océano Pacífico.

Durante la década del 70, la arquitecta canadiense creó una serie de instalaciones y esculturas al aire libre, en las cuales plasmaba su visión sobre la conexión entre el ser humano y su entorno, inspirados en el psicoanálisis lacaniano y la fenomenología de Merleau-Ponty. Obras como Cable Piece (1977), un enorme anillo de hierro de 100 metros de longitud construido en una granja en Illinois que, con el paso del tiempo, se transformó en un exuberante arco de césped, y Ocean Landmark, marcaron una década de importantes aportes para la arquitectura paisajista norteamericana.

Ocean Landmark: Su primer éxito mundial

Beaumont’s Ocean Landmark (1978-80) ha sido el proyecto más ambicioso de la artista canadiense durante sus 48 años de carrera. La obra consiste en 17.000 bloques de cenizas de carbón sumergidos a tres millas de Fire Island National Seashore, en la costa de Nueva York. Los bloques fueron depositados en el fondo del mar para establecer el suelo del Atlántico, con el propósito de crear un hábitat artificial para la vida marina.

Betty Beaumont
Fuente: http://www.schuylkillcenter.org

Para su construcción se utilizaron 500 toneladas de desechos de carbón procesados con la finalidad de convertir un potencial agente contaminante en el suelo de un jardín marino. Es una obra con doble propósito: reciclar residuos y establecer un hábitat amigable para los peces y especies marinas costeras. Además, ayuda al fomento de la industria pesquera, garantizando la producción ecológica de uno de los principales rubros alimenticios de la gastronomía local.

Según Beaumont, la obra se inspiró en el potencial de la plataforma continental y contó con el apoyo de un equipo de científicos que buscaban encontrar la forma de estabilizar un subproducto industrial en el agua. La idea de Beaumont era usar sus materiales para crear una escultura submarina “que, cuando se pesca, alimentaría a la gente”. Con el pasar de los años, asegura la artista, Ocean Landmark ha crecido y se ha convertido en un nuevo ecosistema productivo que continúa evolucionando.

Las galerías fotográficas han estelarizado sus últimos 20 años de carrera

La fotografía ha sido una herramienta esencial en la obra de Betty Beaumont. Su primera compilación notable fue Found Words (1977), obra en la que recogió fragmentos autobiográficos de personas desconocidas en 116 imágenes, las cuales fueron presentadas en una galería en el Museo Nacional de Arte Moderno en Tokio ese año y que luego fueron compiladas en un libro.

Un año más tarde presentó Love Canal USA. Hooker Chemical Company, trabajo en donde rescató una serie de fotografías que reflejaban el impacto de los derrames petroleros en el Canal del Amor, cerca de las Cataratas del Niágara. La obra fue una crítica directa a la negligencia estatal, ya que las fotografías presentadas en la galería pretendían ser destruidas por las industrias petroquímicas responsables de los vertederos de crudo. En las imágenes se podía apreciar que la contaminación en la zona obligó a muchos ciudadanos a abandonar sus casas.

A Night in Alexandria…The Rainforest…Whose Histories Are They Anyway? ha sido su compilación fotográfica más importante hasta la fecha. El trabajo de recopilar libros personales comenzó en 1989. Las obras fueron tratadas e incineradas en imponentes estanterías para comparar el impacto de la pérdida de especies animales en la selva tropical del Amazonas con lo que, en su momento, significó la destrucción de la Biblioteca de Alejandría, todo esto a través de la metáfora del fuego (ejemplificando la destrucción del ecosistema) y de los libros quemados (la destrucción del conocimiento). Todas las fotografías fueron presentadas en 2012 en la nueva Biblioteca de Alejandría en Egipto.

En lo que va del siglo XXI, Camouflaged Cell Concealment Sites (2004) ha sido su galería más notable. En ella, Beaumont disfrazó imponentes torres de telecomunicaciones con la apariencia de enormes cactos, árboles, palmeras y torres de agua, como un llamado hacia la conservación de los espacios naturales en el oeste de los Estados Unidos.

El análisis social crítico-constructivo de Beaumont: Su principal legado

La obra de Betty Beaumont siempre ha tenido como premisa la crítica constructiva hacia todos los sectores de la sociedad para promover la conservación ambiental, abordando temáticas en el ámbito económico y político sin restricciones.

En los años, 80, por ejemplo, trabajó en tres proyectos muy ambiciosos y polémicos: Windows on Multinationals (1984–87), Toxic Imaging (1987) y El Otro Sendero (1988). En estas obras la artista abordó temas como el envenenamiento de la salud mental y física, el desarraigo de las estructuras sociales, la corrupción económica y política, la contaminación ambiental y la manipulación de los medios de comunicación en la sociedad norteamericana.

Betty Beaumont
Betty Beaumont, Toxic Imaging, 1987, New York. Fuente: http://bombmagazine.org

En 2006, por su parte, presentó Boxed In/Boxed Out: The Mobile Studio Project, un proyecto en donde presentaba una alternativa para la urbanización de Manhattan, criticando la destrucción del patrimonio arquitectónico de Nueva York producto de concesiones otorgadas a grandes condominios y el desplazamiento de la comunidad artística paisajista en la ciudad. Una de las propuestas centrales de la obra: trasladar la Bolsa de valores al Lower Manhattan Cultural Council, institución que acoge y capacita a los nuevos talentos del arte paisajista, además de promover la preservación y arraigo cultural mediante las artes visuales.

Luego de la recesión económica del 2008, Beaumont orientó su obra a la crítica sobre el consumismo y la pérdida de identidad. En Untitled (Crushed) y Prêt-à-Porter, la artista recopiló bolsas de compras de importantes cadenas de tiendas multinacionales de ropa, colocándoles etiquetas con los nombres de personas que donaron las bolsas para la galería.

Betty Beaumont
Untitled (Crushed, blue with white text). Fuente: https://www.nyfa.org

Ya en 2016, la artista se enfocó en abordar la pérdida del lenguaje, del conocimiento humano y el peligro de ceder ante una amnesia cultural colectiva. Para ello diseñó una galería en Nueva Jersey compuesta por estudios de sonido creados con columnas de madera provenientes de pianos y órganos desechados. La idea es proyectar en el estudio canciones de lenguas nativas en peligro de extinción. 

Betty Beaumont
Fuente: http://www.awesomefoundation.org

El Land Art de Betty Beaumont es global e interdisciplinario. Es la herramienta clave para moldear un mundo mejor, para plasmar sus conocimientos y convicciones. Ya sea a través de la arquitectura, el diseño o la fotografía, esta canadiense nos ha demostrado cómo llevar más allá esta corriente artística orientada a la convivencia amigable de la humanidad con la naturaleza.

¿Te ha gustado el artículo? ¿Quieres saber más acerca de esta importante corriente artística? Anímate a dejarnos tus comentarios y sugerencias y ayúdanos a compartir los contenidos para que fomes parte de nuestra comunidad online. En Paisajismo Digital estamos siempre a tu entera disposición.


Opt In Image
Suscribete a nuestras noticias sobre Paisajismo, Cursos y Promociones
Compártelo en tus Redes Sociales: