Compártelo en tus Redes Sociales:

Aunque nació en Francia, Carlos Thays es considerado el padre de la arquitectura paisajista argentina. Su ingenio y visión concibieron buena parte del paisaje urbano de Buenos Aires. En Paisajismo Digital repasamos la labor del arquitecto paisajista parisino, quien también fue escritor y periodista.

Breve biografía de Carlos Thays

Nacido en París el 20 de agosto de 1849, Carlos Thays fue registrado con el nombre oficial de Jules Charles Thays. A pesar de no contar con una formación académica profesional, Thays trabajó como asistente del paisajista francés Edouard André por más de una década. Junto a André, Carlos adquirió experiencia en el diseño de jardines y espacios urbanos, con lo cual comenzaría a definir su propio estilo.

En 1889, con 40 años, viajó a la Argentina tras ser contratado para diseñar las áreas verdes de un complejo urbanístico en la provincia de Córdoba. Allí quedó maravillado con el paisaje y ecosistema argentino, por lo cual decidiría radicarse en la nación sureña. Además, en 1892, ya asentado en Buenos Aires, se casaría con Cora Venturino, con quien tendría dos hijos.

En la capital argentina se consolidaría como “el jardinero mayor” de la nación. Desde 1981 fungió como Director de Parques y Paseos de la Ciudad de Buenos Aires. En este cargo diseñó un total de 69 plazas y paseos públicos, sembrando más de 150000 árboles en la capital argentina. Además de Córdoba, Thays también dejó su huella en las provincias de Mendoza, Entre Ríos, Salta, San Juan y Tucumán.

Como se identificó tanto con el gentilicio sudamericano, cambió su nombre oficialmente a “Cárlos”, acentuando la “a” por ser esta la sílaba en la que radica la fuerza de voz en el nombre. Carlos Thays realizó diseños paisajistas en Uruguay, Brasil y Chile, dejando una huella imborrable en la historia del paisajismo latinoamericano, gracias a su sencillez, pulcritud y estilo parisino.

Ciencia y naturaleza: El estilo paisajista de Carlos Thays

Buenos Aires debe gran parte de su diseño urbano actual a Carlos Thays. Gracias a su formación bajo la tutela de Edouard André, quien fue uno de los paisajistas más importantes de Europa en el siglo XIX, Thays perfeccionó el estilo clásico de los jardines parisinos en Argentina. Su plan en Buenos Aires fue organizar la ciudad mediante un sistema de pequeñas plazas y algunos parques. Aunado a ello, pobló de árboles las principales calles de la ciudad.

Así, barrios y zonas populares tendrían oxígeno y espacios de esparcimiento garantizados. Si Buenos Aires tiene tantas áreas verdes en la actualidad, es gracias al ingenio de Carlos Thays. Áreas como los bosques de Palermo, Parque Centenario, Plaza Lavalle, la Plaza Congreso, Barrio Parque y el Jardín Botánico fueron creados por Thays.

Carlos Thays, jardinero mayor de la arquitectura paisajista argentina - Bosques de Palermo
Carlos Thays, jardinero mayor de la arquitectura paisajista argentina – Bosques de Palermo

Asimismo, fue un gran propulsor del uso y conservación de las plantas nativas en la Argentina. Largas caminatas de exploración por la selva misionera le ayudaron a seleccionar los árboles y flores adecuados para cada área. Especies como el lapacho (Tabebuia), el ceibo (Erythrina crista-galli.), el jacarandá (Jacaranda arborea), la tipa (Tipuana tipu) y el palo borracho (Ceiba speciosa) fueron aclimatadas en Buenos Aires por Thays. De igual forma, él y su esposa promovieron la industrialización de la yerba mate, redescubriendo cómo germinarla para su producción masiva.

El estilo de los parques, plazas y jardines de Carlos Thays era mixto, En sus trabajos solía incorporar fuentes, piletas, estanques, estatuas, kioscos, bancas y pabellones traídos de Francia y otras partes de Europa. También era amante de las formas curvas, con caminerías comunes en rectas que equilibraban los espacios. A su vez, fue gran amante de la ciencia. En su principal obra en Buenos Aires, el Jardín Botánico, creó un centro científico, único en Sudamérica, para el estudio y la conservación de la vegetación endémica argentina.

El Jardín Botánico de Buenos Aires

Uno de los principales proyectos de Carlos Thays fue, sin duda, la creación del Jardín Botánico de Buenos Aires. El complejo de poco más de 7 hectáreas alberga a más de 5500 especies vegetales provenientes de los cinco continentes, pero con predominancia de especies nativas de la Argentina.

En 1892, Thays presentó el proyecto del jardín a la Intendencia municipal. 6 años más tarde, en 1898, consumaría la obra que, quizás, más amó en vida pues, incluso, vivió allí con su familia durante los 6 años que le llevó finalizar la obra. El jardín es una muestra de su estilo mixto en el diseño paisajista. Cuenta con un jardín francés, un jardín romano y un jardín oriental, cada uno adornado con especies autóctonas de estas regiones.

Carlos Thays, jardinero mayor de la arquitectura paisajista argentina - Jardín Botánico de Buenos Aires
Carlos Thays, jardinero mayor de la arquitectura paisajista argentina – Jardín Botánico de Buenos Aires

No obstante, la premisa de Thays con este jardín botánico fue crear un centro científico de primer nivel, único en Latinoamérica en la época. El Jardín Botánico de Buenos Aires cuenta con 5 invernaderos especializados en el cuidado y reproducción de especies nativas, tropicales y subtropicales, así como en garantizar el desarrollo de un ecosistema adecuado para la subsistencia de todas las especies residentes en el complejo.

Legado paisajista de Carlos Thays

Además de llenar de verde a la nación, Carlos Thays se ganó el cariño y respeto de toda la Argentina y los demás países en donde trabajó. Su fervor por la naturaleza y su pasión por construir entornos perdurables, en donde la sociedad tuviera espacios de sobra para descansar en contacto con la naturaleza, fueron parte de su filosofía de vida.

Asimismo, la insistencia por preservar y utilizar la vegetación nativa de la región es uno de sus principales legados. Carlos Thays sacó el máximo provecho al potencial del ecosistema argentino. Los historiadores cuentan que contrataba pocos ayudantes y trabajaba, algunas veces, hasta 20 horas diarias. Su esposa e hijos fueron sus principales colaboradores, mientras propios y extraños aplaudían y agradecían su labor.

Carlos Thays, jardinero mayor de la arquitectura paisajista argentina
Carlos Thays, jardinero mayor de la arquitectura paisajista argentina

El paisaje argentino y sudamericano le han sabido agradecer su incasable labor, la cual ha trascendido incluso generaciones, pues los varones de la familia Thays no solo han llevado el nombre Carlos en su honor. También se han dedicado a la arquitectura paisajista. Primero su hijo, ahora su bisnieto, siguen llenando de verde el paisaje de la Argentina para construir un mejor entorno para sus habitantes.

En Paisajismo Digital te invitamos, como siempre, a mantenerte en contacto con nosotros a través de nuestras redes. Así no perderás detalles de todos nuestros contenidos y servicios, enfocados en la arquitectura del paisaje y la preservación del entorno natural. ¡Éxitos y bendiciones!