Compártelo en tus Redes Sociales:

Los crisantemos ofrecen una gama de colores (amarillo, crema, naranja o rojo) apropiados para realizar ornamentos florales en otoño. 

Los crisantemos, plantas ornamentales de elección en otoño

Los pétalos de estas flores están fijados a la corola formando una lengüeta característica y de gran vistosidad (flor lingulada). Poseen una amplia gama de colores, desde tonos crema, amarillo, naranja o rojo, hasta verde amarillento.

Además, la floración del crisantemo comienza a mediados de verano y continúa hasta mediados de otoño.

Por todo lo dicho, las flores del crisantemo son del agrado tanto de floristas, como de paisajista para realizar composiciones florales de diversa índole durante esta época del año.

Cuidados requeridos por el crisantemo

Estas plantas se desarrollan mejor si reciben los rayos del sol, por tanto precisan de lugares luminosos para su crecimiento.

Así mismo, los crisantemos son capaces de progresar en casi cualquier tipo de suelo, siempre que éstos sean porosos o permeables. Esto es, se debe evitar colocar estas flores en terrenos donde el agua pueda quedar retenida.

Tampoco hay que olvidar que estas flores requieren compuestos orgánicos y químicos para su correcto desarrollo.

El crisantemo es más que una planta ornamental

Esta flor también es usada como ofrenda funeraria en países lejanos, como China o Japón, donde es habitual el cultivo de una especie de crisantemo oriunda de estos lugares, Chrysanthemum sinense.

De la misma manera, el crisantemo posee un compuesto que resulta ser un antiséptico natural, la piretrina. Los beneficios de esta planta como insecticida natural ya se conocían en la antigüedad, ya que en China se utilizaban extractos obtenidos de las hojas secas de determinadas especies de crisantemos de esta manera.

En resumidas cuentas, a pesar de poseer otras propiedades beneficiosas, la vistosidad y el colorido de la flor del crisantemo ejerce de reclamo indiscutible para la realización de sus composiciones, por parte de profesionales de la jardinería y el paisajismo. Así pues, seguiremos disfrutando de la presencia de los crisantemos en nuestros jardines por muchos años.