Compártelo en tus Redes Sociales:

NENÚFAR, la planta que no puede faltar en un jardín acuático

Sus bellas flores y grandes hojas hacen de este vegetal sea la elección ideal para engalanar estanques y balsas de agua carentes de corrientes.

Pertenece a la familia Nymphaeaceae que está compuesta por 7 géneros en los que se incluyen 70 especies. En general, son plantas bastante cosmopolitas.

El nenúfar (Nymphaea alba) posee hojas alternas, con marcadas diferencias en función de si éstas permanecen sumergidas o flotantes en el entorno en el que se asientan.

Nenufar
Hibiya Park – Tokio, Japón: Estanque con Nenúfares

A su vez, las raíces de este vegetal alcanzan considerables longitudes hasta introducirse en el fondo del estanque en el que reside.

La floración del nenúfar ocurre en verano, entre junio y septiembre, surgiendo flores aisladas, hermafroditas y pedunculadas. A modo de curiosidad, se puede mencionar que durante la aparición de las flores, proceso que dura entre 4 y 5 días, la planta despende un olor similar al brandy.

Esta planta que se desarrolla mejor a pleno sol, precisa de un suelo rico en nutrientes para lograr el máximo crecimiento.

Así mismo, tal y como se ha mencionado anteriormente, las raíces del nenúfar quedan incluidas en el entorno acuático en el que el vegetal vive. Por ello, no es necesario establecer pautas de riego.

Nenúfar
Hibiya Park – Tokio, Japón: Estanque con Nenufares

Pero, si que será preciso cuidad su salud, ya que es sensible de padecer ciertas plagas o enfermedades causadas por, entre otros patógenos, el pulgón del Nenúfar (Rhopalosiphum nymphaeae) y por varios hongos del género Phyllosticta, Cercospora, Alternaria o Gloeosporium. Además, el hongo denominado Pythium es capaz de pudrir las raíces de este vegetal.

Por otra parte, el nenúfar es una opción ideal para engalanar estanques y albercas que se sitúen en jardines acuáticos porque, al poseer grandes hojas, ayudan a la protección de los peces y permiten el control del crecimiento excesivo de las algas en el entorno.

En resumidas cuentas, a la hora de realizar el proyectado de un jardín acuático no puede dejar de tenerse en cuenta al nenúfar para adornar los estanques, charcas o pozas que en él se incluyan. De esta manera, se embellecerá el entorno a la vez que se protege el ecosistema acuático.