AgendaCiudades-Parques-Jardines y Techos Verdes

Jardines naturalizados y sostenibles, tendencia paisajista en 2020

Jardines naturalizados
Compártelo en tus Redes Sociales:

En este particular 2020, la actividad paisajista, como muchas otras profesiones, se ha tomado un receso “obligado” por la pandemia del COVID-19. Sin embargo, la jardinería paisajista ornamental no se detiene, y una de las tendencias de 2020 que más fuerza ha cobrado en el diseño de espacios verdes son los denominados “jardines naturalizados“. Veamos de qué va esta tendencia paisajista aquí, en Paisajismo Digital.

La naturalización de las plantas

Resulta imposible hablar de espacios naturales sin plantas. Las especies vegetales dan vida y color a cualquier entorno natural, donde sea que este sea construido. Al hablar de naturalización de las plantas, los especialistas en botánica se refieren a plantas capaces de adaptarse, sin problemas, a cualquier entorno.

Para conseguir un jardín armonioso, perdurable y sustentable, las plantas autóctonas son la mejor opción. Su fácil adaptación al clima local permite no solo ahorrar costos de mantenimiento, también es una excelente forma de contribuir con la preservación del patrimonio local, así como de proteger la biodiversidad en cada región.

No obstante, muchas especies vegetales también pueden desempeñar el rol de plantas nativas en un jardín. Claro, al hablar de plantas naturalizadas es imprescindible conocer a fondo las propiedades y características de cada especie. De lo contrario, podrían introducirse, por ejemplo, especies invasoras que atenten contra el ecosistema local.

La naturalización de las plantas se realiza en huertos e invernaderos, preferiblemente. Este proceso es lento y meticuloso, ya que es necesario analizar día a día la adaptabilidad de las plantas a diferentes climas, considerando la humedad, la sequía y las propiedades de diversos tipos de suelo.

Una vez se confirma la naturalización de una planta, la especie ya se encuentra “autorizada” por expertos en botánica y agricultura. De este modo, es posible conocer cuáles especies se pueden sembrar en cualquier jardín ornamental, dando lugar a los llamados jardines naturalizados.


Te puede interesar: Sistemas de riego para techos verdes y jardines verticales: Tendencias y novedades


Características de los jardines naturalizados

Praderas sostenibles
Amplias praderas, un aspecto común en los jardines naturalizados. Foto: p1.pxfuel

Los jardines naturalizados se basan en la adaptabilidad de las plantas que los integran. De este modo, aseguran un menor consumo energético y una durabilidad mayor. Por esto, expertos en jardinería y arquitectura señalan a este tipo de áreas verdes como una tendencia paisajista de 2020. Entre las principales características de este tipo de jardines podemos mencionar:

Sostenibilidad

Sin importar las variantes climáticas, los jardines naturalizados aseguran contar con un espacio verde sostenible. Para ello, se estudia la respuesta de diversas especies vegetales a las estaciones climáticas, así como a las condiciones meteorológicas y las propiedades del suelo.

Así, cada especie sembrada se adaptará sin problemas al ecosistema local. Además, se garantiza la reducción del consumo de agua, diseñando jardines con sistemas de riego que recolectan aguas pluviales y servidas, además de espacios con abundante iluminación natural.

Amplias praderas

Otra característica de los jardines naturalizados son las amplias praderas naturales. Rodeadas de camineras elaboradas con madera reciclada y grava, estas praderas facilitan la siembra de plantas silvestres, como amapolas (Papaver rhoeas), diente de león (Taraxacum officinale) o menta (Mentha pulegium).

Espacios multiuso

Asimismo, las praderas de grama natural propician el emplazamiento de espacios habitables y multiuso. El concepto de jardines habitables y ecológicos permite construir áreas sustentables, tanto en amplios espacios públicos como en áreas residenciales.

Casas elaboradas con materiales reciclados en puntos estratégicos del jardín, tarimas desmontables y escaleras provisionales (elaboradas con madera o acero oxidado) son algunos de los componentes que ayudan a construir espacios multiusos dentro del jardín.

Gracias a estos complementos será más sencillo organizar diversas actividades en el espacio verde, como exposiciones y conferencias (en el caso de los espacios públicos) y reuniones y fiestas (en jardines domésticos).

Tipos de plantas comunes en jardines naturalizados

Gramíneas
Gramíneas, una especie común en jardines naturalizados. Foto: Flickr

Como hemos mencionado, la clave para diseñar jardines naturalizados es seleccionar las plantas adecuadas. Una vez se identifica el tipo de especies a sembrar, será posible construir un espacio sostenible y atractivo. Algunos de los tipos de plantas más comunes en jardines naturalizados son:

Gramíneas (Poáceas)

Este tipo de plantas herbáceas se adapta con facilidad a diversos climas, siendo considerada una familia vegetal cosmopolita. Muchas especies de gramíneas se caracterizan por un tallo verde, similar a una caña, con hojas alternas e inflorescencia en forma de espigas.

Algunas de las gramíneas más comunes para uso ornamental son la festuca glauca (nativa de Europa), la pennisetum setaceum (nativa de África) y la alopecurus pratensis (nativa de Asia).

Aromáticas

En todo jardín, las plantas aromáticas hacen la diferencia al momento de equilibrar los aromas en el área intervenida. Muchas de estas hierbas son de uso comestible en todo el mundo, por lo cual su siembra contribuye con la promoción de huertos y sembradíos ecologistas.

Especies como el hinojo (foeniculum vulgare), la salvia (salvia officinalis) y el tomillo (thymus) poseen múltiples propiedades nutricionales y medicinales.

Cactáceas

Las suculentas son plantas muy resistentes a climas hostiles y ecosistemas diversos. Conocidas por su capacidad de almacenar agua y por requerir cuidados mínimos, este tipo de plantas es ideal para jardines naturalizados, pues se adaptan con facilidad a climas fríos y calurosos, siempre y cuando se les garantice un sustrato adecuado (libre de encharcamientos y plagas) y un lugar soleado y ventilado.

Originarias de América, se conocen más de 200 géneros y 2500 especies de cactus, naturalizados alrededor del mundo. Actualmente, más de 70 especies se encuentran en riesgo, debido a su comercialización indiscriminada.

Rosales

Un rosal nunca falta en todo jardín. Su popularidad se justifica no solo en su espectacular aspecto y fragancia (en el caso de varias especies), sino también en la enorme variedad de especies, fácil propagación y adaptabilidad a diversos ecosistemas en todo el mundo.

Los arbustos o trepadoras deben cultivarse con cuidado para no convertirse en especies invasoras. Con inflorescencia continua durante casi todo el año, los rosales llenan de color a jardines ornamentales y botánicos, más allá de ser plantas muy susceptibles al ataque de plagas.

Mediterráneas

De forma similar a las suculentas, las plantas mediterráneas están capacitadas para resistir climas secos. Mayormente se trata de especies perennifolias y esclerófilas, así como aromáticas.

Si bien las plantas mediterráneas provienen de regiones con climas muy particulares, su introducción a ecosistemas ajenos puede hacerse sin problemas, siempre y cuando la propagación sea controlada para evitar invasiones de hábitat. Paisajistas como Gilles Clement y Fernando Pozuelo suelen utilizar estas especies en sus diseños paisajistas, gracias a su capacidad de adaptación al calor y la sequía.


Te puede interesar: Jardines habitables y ecológicos, un diseño sustentable


Espacios verdes naturalizados en Barcelona

Alcornoques
Árboles alcornoques (Quercus suber). Foto: Flickr

La Comisión de Ecología del Ayuntamiento de Barcelona se ha propuesto como objetivo “transformar los espacios verdes de la ciudad”. En este sentido, los jardines naturalizados y sostenibles son la principal apuesta de un plan que apuesta por la optimización de jardines públicos.

Desde 2016, más de 20 jardines han sido intervenidos, según reporta el diario La Vanguardia. Frederic Ximeno, comisionado de Ecología del Ayuntamiento de Barcelona, asegura que los trabajos realizados buscan la “naturalización ecológica” de la ciudad, en aras de mitigar los efectos del cambio climático y proteger la biodiversidad local.

Prados floridos, arboredas, herbazales,así como la adaptación de la vegetación del litoral catalán han sido parte de las acciones implementadas en áreas verdes. A su vez, el Ayuntamiento promueve la erradicación de herbicidas químicos en parques, jardines y huertas, así como el estudio de agentes polinizadores naturales (insectos, aves).

En 2020, la planificación incluye plantar decenas de árboles nativos de alcornoque  mediterráneo (quercus suber) en calles y avenidas Barcelona.

Si quieres sacar provecho de tu tiempo en casa durante los días de confinamiento, echa un vistazo a nuestro listado de cursos online disponibles. En el Campus Virtual de Paisajismo Digital podrás formarte como un diseñador paisajista profesional, desde la comodidad de tu hogar.

Una conclusión paisajista

De este modo, los jardines naturalizados se afianzan como una tendencia paisajista. Su visión sostenible del estudio, cultivo y preservación de especies vegetales es muy valiosa para grandes ciudades. En la medida en la cual se posible construir más espacios verdes sostenibles, será más factible garantizar la propagación vegetal ecologista.

No olvides seguir nuestras redes sociales en Instagram, Facebook y Twitter. Allí encontrarás toda la información sobre los servicios de Paisajismo Digital, especialistas integrales en arquitectura del paisaje.


Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.