AgendaCiudades-Parques-Jardines y Techos Verdes

Ruggedised, proyecto europeo para impulsar las Smart Cities

Ruggedised, proyecto europeo para impulsar las Smart CIties
Compártelo en tus Redes Sociales:

El proyecto Ruggedised es una iniciativa de la Unión Europea, desarrollada en seis ciudades del continente, para promover la evolución a urbes inteligentes. ¿Cómo? A través de planes piloto enfocados en la economía, la movilidad urbana y la gestión abierta de información en las ciudades. En Paisajismo Digital analizamos los pormenores de este proyecto europeo diseñado para impulsar las Smart CIties en Europa.

¿De qué trata el proyecto Ruggedised?

En 2016, el Centro Erasmus de Análisis de Datos de la Universidad Erasmus de Rotterdam (Países Bajos), en conjunto con la plataforma Smart Cities Marketplace de la Comisión Europea, pusieron en marcha Ruggedised. El proyecto, financiado por Horizon 2020, fue creado con el objetivo de desarrollar plataformas y estrategias eficaces que faciliten la evolución a ciudades inteligentes en Europa.

En principio, el proyecto se puso en marcha en tres ciudades satélite: Róterdam, Glasgow (Escocia) y Umeå (Suecia). Luego se incorporaron Brno (República Checa), Gdansk (Polonia) y Parma (Italia). Cada urbe ha puesto en marcha tecnología orientada a la optimización del consumo energético y la reducción del impacto medioambiental.

De esta forma, la Unión Europea se enfoca en la promoción del desarrollo económico sostenible, a través de estrategias y acciones concretas. Estas, a su vez, se apoyan en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para ofrecer soluciones a los problemas que aquejan las ciudades y, al mismo tempo, incrementan los efectos de la huella urbana en el ambiente.


Te puede interesar: Mercado mundial de Smart Cities en 2021: ¿Cuál es su norte?


Los comienzos del proyecto Ruggedised

Foto: ruggedised.eu
Foto: ruggedised.eu

Ruggedised se echó a andar a finales de 2016. Un año atrás, los Estados Miembros de las Naciones Unidas aprobaron, por unanimidad, la Agenda 2030 para “promover una prosperidad económica compartida, el desarrollo social y la protección ambiental global”. Tomando esta Agenda como punto de partida, el proyecto impulsado por la Unión Europea quiso enfocarse en el desarrollo tecnológico como motor del desarrollo sostenible, el norte fijado por la ONU.

Rotterdam, sede de la Universidad donde se diseñó el proyecto, fue la primera ciudad seleccionada para echar a andar el plan piloto. A ella se le unieron Glasgow, ciudad más poblada de Escocia, y Umeå, capital de la provincia de Västerbotten, en Suecia.

Para la ciudad neerlandesa, el principal objetivo fue optimizar el consumo energético. En la álgida urbe escocesa, el transporte y la vialidad representaron los principales aspectos abordado. Umeå, por su parte, se avocó a construir un distrito universitario inteligente.

A partir de los planes piloto ejecutados en estas tres ciudades, el proyecto se extendió a Brno, una de las ciudades más modernas de la República Checa. Luego se incorporó Gdansk, ciudad portuaria de Polonia reconstruida después de la Segunda Guerra Mundial. Por último, Ruggedised eligió a Parma, urbe italiana conocida por su gran legado cultural, académico y gastronómico.

A continuación, repasamos los principales beneficios que este proyecto de Smart Cities trajo a cada una de las seis ciudades intervenidas.

Seis ciudades, un futuro sostenible

 
Foto: ruggedised.eu
Foto: ruggedised.eu

La red de ciudades inteligentes impulsadas por el proyecto Ruggedised fueron denominadas como “Faros” (o satélites); es decir, una guía para que otras ciudades de Europa y el mundo vean cuál es la ruta a seguir de cara al futuro inmediato. Las seis ciudades involucradas contaron con planes de sostenibilidad que repasamos a continuación.

Rotterdam

Además de la optimización energética, Rotterdam puso en marcha un plan para la gestión inteligente de residuos sólidos y para impulsar la reducción del uso de combustibles sólidos. En este sentido, la ciudad ha virado su economía hacia el uso de fuentes de energía sostenible, en aras de reducir las emisiones de dióxido de Carbono (CO2).

Glasgow

Glasgow también se avocó en mermar la contaminación proveniente del tráfico automotor, mediante una red denominada smart street, La mima incluye alumbrado inteligente, control de consumo energético y la promoción del uso de vehículos eléctricos.

Umeå

En la ciudad sueca, la prioridad fue construir un distrito universitario 100% inteligente. Allí, el uso de fuentes energéticas renovables, los sistemas de control de consumo energético y el uso de vehículos eléctricos son algunas de las medidas implementadas para garantizar la sostenibilidad de un área totalmente reformada con criterios sostenibles.

Brno, Gdansk y Parma

A su vez, ciudades como Brno, Gdansk y Parma también cuentan con sistemas para el control inteligente de edificios, la gestión de la demanda energética y el mejoramiento de la calidad del aire a través de la reducción de combustibles fósiles. Todo esto ha sido posible impulsando el crecimiento del sector de las TIC y de la robótica (inteligencia artificial), así como al uso responsable de Internet y el big data.

En este sentido, la Unión Europea ha cimentado estos modelos de promoción del futuro sostenible en la gestión abierta de data urbana, a través de una plataforma de datos abiertos que todos los ciudadanos pueden consultar en cualquier momento.


Te puede interesar: Helsinki, principal Smart City de Europa


La gestión abierta de data urbana, clave del éxito de Ruggedised

Smart Cities
La gestión abierta de datos urbanos, clave del proyecto Ruggedised. Foto: pixabay.com

Como hemos comentado anteriormente, las ciudades inteligentes se basan en la gestión abierta de data urbana. Es así como, mediante plataformas digitales, se promueve la participación ciudadana y se garantiza el flujo seguro y libre de información.

Además de brindar transparencia y seguridad a las gestiones gubernamentales, esta gestión abierta de datos fomenta las economías inteligentes y sostenibles, donde políticos y ciudadanos puedan realizar una planificación conjunta con base en los análisis de resultados y la toma de decisiones colectiva.

Las redes de big data atraviesan las ciudades y monitorean toda actividad ciudadana, garantizando el correcto uso y funcionamiento de los servicios. De igual forma, la sociedad dispone de plataformas que simplifican, por ejemplo, sus compromisos y obligaciones (desde pagos de facturas hasta gestión de trámites específicos).

Conclusiones de un paisajista

Ruggedised culminará el 31 de octubre de 2021. El proyecto se hizo realidad en tiempos difíciles, en medio de la pandemia mundial del Covid-19. Sin embargo, este plan piloto que apostó por la movilidad y consumo energético sostenibles e inteligentes y la implementación de herramientas y servicios inteligentes ha logrado su cometido.

Los beneficios obtenidos por las ciudades que apuestan por la sostenibilidad son evidentes. Construir ciudades inteligentes y resilientes ya no es una utopía. La inteligencia artificial y las plataformas de datos urbanos, realmente hacen la diferencia. No solo es cuestión de consciencia ecologista. Es mejorar la calidad de vida en entornos 100% urbanos.

En Paisajismo Digital cerramos este artículo, como siempre, invitándoles a visitar nuestras redes sociales. Todos nuestros contenidos y servicios integrales de arquitectura del paisaje los encuentras allí. También, por supuesto, las actualizaciones del blog. ¡Hasta la próxima!

Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.